COPÉRNICO

        Astrónomo polaco (Torun 1.473 – Frauenburg 1.543). Es considerado el fundador de la astronomía moderna. Hijo de un rico comerciante, estudió astronomía en Cracovia (1.491-1.495). Pasó luego a Italia, donde cursó astronomía y derecho en la universidad de Bolonia (1.496-1.500). En 1.500 marchó a Roma, en donde enseñó astronomía y frecuentó la curia vaticana. En 1.501 fue nombrado canónigo de la catedral de Frauenburg, aunque obtuvo autorización para proseguir sus estudios en Italia, por lo que se inscribió en la facultad de medicina de Padua.  Simultaneó estos estudios con los de derecho en la universidad de Ferrara, en la que se graduó de doctor en 1.503. En 1.506 regresó a Polonia, y estuvo al servicio de su tío Lucas Watzefrode, obispo de Ermeland, hasta 1.512, año en el que tomó posesión de su conocía de Frauenburg, que conservó hasta su muerte.

 

            En Astronomía, demostró que los movimientos aparentes del sol y de las estrellas se podían explicar admitiendo el doble movimiento de la Tierra, su rotación sobre su eje, y su traslación anual alrededor del Sol. Esta explicación implicaba el desplazamiento del sistema planetario de la Tierra al Sol. Esta tesis heliocéntrica, establecida ya en la antigüedad por Aristarco de Samos, contradecía la tradicional teoría geocéntrica de Tolomeo y, lo que era peor, desplazaba al hombre del centro del universo, poniendo en entredicho la teología cristiana. Por este motivo, aunque Copérnico no ocultaba sus hipótesis, se resistió a publicar su obra principal De revolutionibus orbium caelestium, temeroso de la censura eclesiástica. Efectivamente, publicado el libro por su amigo Rheticus en 1.543, al año escaso de la muerte de su autor, la obra acabó siendo prohibida por herética, a pesar de contener un prólogo del pastor Osiander, amigo de Copérnico, en el que afirmaba que la teoría heliocéntrica se formulaba como mera hipótesis.

 

Sistema de Copérnico:

 

       Ya en la antigüedad se habían emitido hipótesis sobre la rotación de la Tierra y su movimiento de traslación anual. Aunque no hay duda de que Copérnico conocía las teorías pitagóricas, parece ser que no tenía noticia de la teoría heliocéntrica de Aristarco de Samos. La teoría tradicionalmente aceptada hasta los tiempos de Copérnico era la geocéntrica de Tolomeo, la cual postulaba la inmovilidad de la Tierra, alrededor de la cual giraban el Sol, las estrellas y los planetas, con lo que los movimientos de éstos resultaban complicadísimos. Al establecer su teoría heliocéntrica, Copérnico pudo explicar los movimientos de los planetas de forma más sencilla; impugnó la hipótesis de Tolomeo afirmando que éste había tomado lo aparente por lo real. Haciendo distinción entre los movimientos aparentes y los reales, Copérnico llegó a las tesis fundamentales siguientes:

 

 

 

            La teoría de Copérnico halló su más brillante confirmación en 1.610, año en que Galileo, con su nuevo telescopio, observó las fases de Venus que Copérnico había vaticinado.

 

            El sistema de Copérnico es una de las primeras teorías científicas modernas, caracterizadas por la audacia en la construcción de sus hipótesis. Tuvo por ello una señalada influencia en los filósofos y pensadores posteriores.